Abrir un negocio implica innumerables riesgos pues, no en balde, tan sólo 1 de cada 10 empresas en España cumple los 3 años de vida. Evidentemente, como en todo, hay factores que escapan a nuestro control, sin embargo, con una buena planificación, estudio y perspicacia – es decir, sabiendo muy bien qué, cómo, cuándo y porqué se hacen las cosas– las posibilidades de fracasar disminuyen considerablemente, y las posibilidades de que soplemos 4 velas en nuestro propio negocio aumentan notablemente.

“El riesgo en un negocio nace cuándo no se sabe lo que se hace”. Esta frase se le atribuye a al millonario americano -2º hombre más rico del mundo tras Bill Gates– Warren Buffett. Evidentemente no debe tomarse de manera literal, si no como un valioso consejo de una persona que sabe lo que es triunfar en el mundo de los negocios. Dejando aparte cuánto hay de incontrolable en el éxito o el fracaso de un negocio, desde BBS Diagonal vamos a centrarnos en aquello que está en tu mano, en lo que puedes hacer o no hacer para que tu negocio no sea una cifra más de la estadística, si no lo que siempre soñaste que fuese. Porque lo cierto es que la gran mayoría no llegan a cumplir ni el primer ejercicio, mucha mala suerte es esa… y como la superstición no es una opción, debemos pensar que una buena parte de los emprendedores no sabe lo que hace.

¿Qué puedes hacer para minimizar los riesgos?

Si has decidido que ha llegado el momento de ser tu propio jefe, te presentamos algunos aspectos que debes tener en cuenta:

  • Planifica: Crea un plan de negocio serio, realista, apropiado para tu negocio. Junto a un buen análisis de mercado y una valoración de la estructura que vas a necesitar, evalúa la viabilidad económica del proyecto – con el cerebro, no con el corazón-.
  • Asóciate: No tienes por qué estar solo. Si usas uno o varios socios podrás disminuir riesgos… además de la carga de trabajo.
  • Estudia el mercado. Antes de lanzarte a la piscina comprueba que hay agua, es decir, infórmate de lo que te vas a encontrar y piensa soluciones a posibles problemas antes de lanzarte a montar tu idea.
  • Respeta tu plan de marketing: Crea un plan frío, realista y cíñete a él. No quiere decir que no lo revises, pero como ocurría en el primer punto, escucha lo que te diga la cabeza.

Y por último, deberás estar siempre en modo beta, es decir, siempre aprendiendo. El mercado cambia más rápido que nunca y negarte a innovar o probar lo que tu público demande… puede costarte caro.
Es importante rodearte de gente que sabe lo que hace. En nuestro Centro de Negocios de Avenida Diagonal 534, llevamos años asesorando y acompañando a gente que estaba dónde estás tú. ¿Quieres estar donde están ellos? Te esperamos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Cada mes te enviaremos las publicaciones de nuestro blog, las novedades en nuestros servicios además de interesantes ofertas.

¡Tu mensaje se ha enviado correctamente!