Habrás escuchado esto antes: no es lo mismo ser líder que ser jefe. Pero, ¿cuál es la diferencia?
Si estás empezando como emprendedor, o ya tienes una pequeña empresa que va creciendo cada año, te interesará conocer esta diferencia, porque… puede marcar el futuro de tu negocio.

El esquema jerárquico donde el primero manda sobre el segundo y el segundo sobre el tercero, están pasados de moda cuanto menos. Caducados, incluso. Por no decir que su ineficacia está más que demostrada e investigada. La historia no fue escrita por jefes, sino por líderes. Verás, el jefe manda, mientras que el líder inspira. Un jefe mantendrá a sus empleados bajo control, querrá revisar hasta los mínimos detalles y siempre buscará el culpable ante un problema. Un líder promoverá la acción de sus compañeros, delegará tareas a personas que sabe que son competentes para realizarlas incluso mejor que él, y preguntará a todo el equipo para encontrar la mejor manera de solucionar un inconveniente. ¿Lo vas entendiendo? El jefe tiene empleados que trabajan para él, mientras que el líder tiene un equipo con el que trabaja.

¿Y qué tiene de malo ser jefe?

Si has tenido algún empleo por cuenta ajena, seguro que has tenido un jefe. Y casi seguro que era jefe, en el verdadero sentido de la palabra, y no un líder. Puede que incluso lo hayas pasado mal trabajando para un jefe, y por eso te has decidido a ser emprendedor. Sea cual fuere el caso, los jefes tienden a ser odiados por sus trabajadores y, lo que es peor, también tienden a desperdiciar esos trabajadores. ¿Cómo? Un jefe que manda no deja lugar para que nadie le haga preguntas o cuestione su decisión, pero lo que el jefe no sabe, es que a menudo de “preguntas tontas” surgen grandes ideas, y muchos errores se podrían evitar si el jefe hiciera caso a alguien que sabe más de aquello sobre lo que se está tomando la decisión. Verás, el jefe no es quien sabe hacer todo, sino quien piensa saber más de todo. Y eso es imposible que sea cierto. Por eso, el jefe pierde grandes oportunidades de escuchar opiniones diferentes, de anticipar problemas futuros o de arreglar los existentes.

¿Cómo convertirse en líder?

  1. En palabras de un experto, Roselinde Torres, hay tres preguntas que revelarán si tienes lo que hay que tener para ser un gran líder:
    1. ¿Dónde miras para anticipar los cambios? Los grandes líderes miran su calendario – con quién van a hablar y de qué, dónde van a ir. Esto les permite saber qué cambios se prevén.
  2. ¿Qué tanta diversidad hay en tu red de contactos personal y profesional? Relacionarse con personas totalmente diferentes a uno mismo aporta diversidad de opiniones y maneras de pensar. Un líder sabe aprovechar la oportunidad de analizar un mismo problema desde diferentes puntos de vista.
  3. ¿Tienes el valor de abandonar una práctica que te ha funcionado en el pasado? Como líder no puedes seguir haciendo lo mismo una y otra vez. El impacto real viene del cambio y un gran líder no puede tener miedo al cambio.

Desde BBS Diagonal no podemos enseñarte a ser un gran líder, porque eso es algo que tienes que aprender por tu cuenta, pero sí podemos ofrecerte el espacio que necesites, en todo momento, para liderar tu equipo. Ven a visitarnos a la Avenida Diagonal, 534 de Barcelona y deja que te asesoremos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Cada mes te enviaremos las publicaciones de nuestro blog, las novedades en nuestros servicios además de interesantes ofertas.

¡Tu mensaje se ha enviado correctamente!