El pasado semana, el 1 de mayo, se celebró el Día del Trabajo. Un día en el que se reivindican más y mejores condiciones de trabajo para todos. No obstante, existe un aspecto fundamental que muchas veces pasa a un segundo plano: La prevención de Riesgos Laborales. Esto engloba a todos los aspectos relacionados con la protección de la seguridad y de la salud, la eliminación o disminución de los efectos derivados del trabajo, la información, la consulta, la participación equilibrada y la formación de los trabajadores en materia preventiva.

Por Riesgo laboral se entiende la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se valorará la probabilidad de que se produzca el daño y la severidad del mismo en caso de ocurrir. Cuando esa posibilidad se hace material y real aparece el daño. No debe confundirse por tanto con accidente de trabajo ya que un accidente según el diccionario “es todo suceso anormal, no querido ni deseado, que se presenta de forma brusca e inesperada interrumpiendo la normal continuidad del trabajo, pudiendo causar lesiones a las personas”.

Consejos para una buena salud laboral

Porque nos gusta cuidar a nuestros clientes y que nuestros futuros huéspedes sepan que velamos por su salud y bienestar, os queremos recordar algunos consejos importantes para que el ambiente en el lugar de trabajo sea seguro.

  • Malas posturas o gestos: En los despachos y oficinas, las malas posturas frente al ordenador son una
    de las principales causas de lesiones. Es conveniente contar con una silla con respaldo ajustable, en
    la que los pies lleguen al suelo, y el cuerpo se sostenga con los glúteos. La pantalla más baja que los
    ojos y los objetos de la mesa accesibles -sin necesidad de hacer escorzos para alcanzarlos- .
  • Orden: La higiene en el lugar de trabajo es fundamental. Limpiar polvo, manchas de grasa,
    residuos… que pueden ocasionar accidentes. Además hay que ser ordenados, eliminando lo inútil –
    este tipo de objetos pueden provocar caídas – y sin bloquear salidas o lugares de tránsito.
  • Iluminación: Vigila que la luz sea la adecuada en el lugar de trabajo, además de controlar el brillo y
    contraste de la pantalla. Un mal ajuste puede provocar problemas y fatiga visual.
  • Ruido: Aunque a veces se desprecia, es una de las enfermedades profesionales más comunes,
    causante de estrés, pérdida de audición…

Los trabajadores de tu empresa son algo más que un activo, cuidarles no es solo un deber moral, es una inversión en salario emocional que repercutirá en su productividad ¿Quieres tener más consejos para rentabilizar al máximo tu negocio? Hablemos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Cada mes te enviaremos las publicaciones de nuestro blog, las novedades en nuestros servicios además de interesantes ofertas.

¡Tu mensaje se ha enviado correctamente!