Cuando tienes que negociar un precio con un proveedor o un cliente, sabes que es muy importante medir tus palabras y adecuar tu lenguaje verbal. Pero, ¿y tu cuerpo? ¿Sabías que también tienes que medir tu lenguaje no verbal? Todo lo que digas durante una hora se puede ver contradicho por un simple gesto, si te descuidas o no le das importancia. Por eso, desde BBS Diagonal queremos hablar hoy de la parte más importante de la comunicación, y a la que a menudo se le da menos importancia: el lenguaje corporal.

Dado que es algo que no puedes controlar totalmente, tu cuerpo hablará siempre de tus intenciones, lo cual, a veces, puede contradecir tus palabras y causar rechazo en la persona a la que te estás dirigiendo. Porque, aunque la gran mayoría de personas no sean expertas en leer e interpretar el lenguaje corporal, hay señales que el cerebro percibe de manera subconsciente y que causan sensaciones. Seguramente te haya pasado: tienes una agradable conversación con una persona, pero por alguna inexplicable razón, te cae mal. Esa sensación de desagrado probablemente venga porque tu cerebro ha interpretado el lenguaje corporal de la otra persona, y ha detectado que no estaba siendo sincera, que no quería estar allí o, simplemente, no le importaba en absoluto tu persona. Todo esto se puede transmitir con la postura, y el hecho de saberlo de manera consciente, te ayudará reducir las situaciones donde tu cuerpo dice lo contrario que tus palabras.

Las 5 claves del lenguaje corporal

  1. Sonríe. La sonrisa es muestra de buena voluntad y transmite confianza a la otra persona. También indica que te encuentras a gusto y que aprecias a quien tienes delante. Fíjate que, a menudo, en la presencia de tus seres queridos, sonríes sin darte cuenta.
  2. Mira a los ojos. Dicen que donde esté tu mirada es donde está tu mente, así que, si quieres demostrarle a alguien que estás 100% en la conversación, mírale a los ojos. Alguien que te habla mirando hacia otro lado te transmite desconfianza, inseguridad o engaño.
  3. Muestra las palmas de las manos. Esconder la mano es un gesto que automáticamente lleva a tu interlocutor a pensar que escondes algo, y mover continuamente las manos sin mostrarlas indica falta de confianza en lo que se está diciendo (mentira o simple desconocimiento del tema). En cambio, hablar con la mano abierta o gesticulando demuestra sinceridad y una mente abierta.
  4. Mantén una postura erguida. Una espalda recta, en una postura no forzada, demuestra un alto nivel de autoconfianza y otorga peso a tus argumentos. Por lo contrario, una persona que parece agacharse indica que tiene muy poca autoestima y/o poco que aportar.
  5. Muévete lentamente. Calcular tus movimientos corporales transmite una personalidad calmada, segura y, claro, calculada. No querrás transmitir ansiedad o aburrimiento realizando movimientos rápidos y repetitivos.

Interpretar el lenguaje corporal te servirá no solamente para complementar tu discurso en una negociación, sino también para entender lo que la otra persona piensa de verdad. Hay muchos artículos sobre este tema que te animamos a leer para asegurar el éxito de tus reuniones de negocios.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Cada mes te enviaremos las publicaciones de nuestro blog, las novedades en nuestros servicios además de interesantes ofertas.

¡Tu mensaje se ha enviado correctamente!