La ciudad condal libra hace años una feroz lucha contra la contaminación. Pero una de las medidas que ha tomado para reducir el uso de los vehículos privados es de especial interés para los habitantes del área metropolitana, ya que promete ahorrarles todos los gastos en transporte público durante 3 años. Nos referimos a la tarjeta verde, que se otorga a quienes den de baja un vehículo considerado contaminante.

La lucha contra la contaminación

Hace años que Barcelona supera los niveles de contaminación de ciudades europeas mucho más grandes. Está incluso por encima de los niveles recomendados por la OMS. Por esta razón, el ayuntamiento ha iniciado una serie de programas, como el BiCiNg para promover el transporte en bicicleta por la ciudad (causa que nosotros también apoyamos), las “supermanzanas” para devolver la posibilidad de hacer vida en la calle y reducir el tránsito de vehículos, y, más recientemente, las tarjetas verdes de transporte público para disminuir el parque automovilístico. Este último problema lleva años aumentando progresivamente en la ciudad condal.

Los coches ya no están de moda

Por el otro lado, tenemos una larga lista de problemas a los que los conductores se enfrentan a diario. La falta de aparcamiento en la calle, el elevadísimo precio de las zonas de aparcamiento azules y verdes y los atascos de tráfico más problemáticos de España son solo algunas de las batallas que los propietarios de vehículos privados tienen cada vez que salen de casa. Y hay que sumar los costes de mantenimiento de un coche y la cantidad de tiempo que invierten buscando aparcamiento. La conclusión es que no sale a cuenta moverse en coche por Barcelona. Al menos no en coche privado.

A este resultado han llegado miles de personas que están usando cada vez más el taxi tradicional o la versión moderna, aplicaciones como Cabify o Mytaxi (que recientemente han provocado una verdadera guerra, por cierto). También muchos han redescubierto el transporte público, que para una ciudad de 1,6 milliones de habitantes funciona sorprendentemente bien.

La alternativa eco

Tanto para lidiar con el problema de la contaminación como para incentivar a los residentes de la provincia de Barcelona a renunciar a sus vehículos, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha creado la tarjeta verde. Este peculiar invento es unipersonal (con DNI) y permite al beneficiario viajar gratuitamente en transporte público durante tres años. Si bien el transporte público no es tan conveniente como el coche privado, no podemos dejar de pensar en la ingente reducción de costes que esta tarjeta aporta al usuario.

¿Y tú? ¿Cómo prefieres moverte por Barcelona?

¡Comparte este artículo!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies