Hace semanas y meses que venís oyendo hablar de la digitalización empresarial como anteriormente pasó con la RGPD (a nivel empresarial) o la TDT (en un ámbito más doméstico), en resumidas cuentas, va a pasar si o si. Posiblemente este punto sea lo único que tenemos claro (y sería discutible) sobre este proceso que ha pasado de ser el futuro al presente del tejido empresarial español. Si ya estás subido al carro, ¡enhorabuena!, si no, desde BBS Diagonal te vamos a dar algunas pautas para ayudarte con ella.

Pilares de la digitalización empresarial

Es un proceso delicado que no debe afrontarse con prisas. A continuación te presentamos algunos aspectos fundamentales a tener en cuenta:

  • Humanizar el proceso: Hay que cambiar la relación con el cliente y, aunque resulte paradójico, empezar a construirlo desde una relación más cercana con el cliente. La digitalización empresarial pasa, en primer lugar, por las personas.
  • Nuevos paradigmas de consumo: El cliente ha cambiado, consume de otra manera y exige la forma de relacionarse con las marcas. Esto es algo inefable, adaptarse o morir.
  • Nuevos modelos de negocio: Las nuevas formas de consumir provocan nueva competencia que trabajan con teoría distinta. Sectores como el transporte de mercancías o el inmobiliario se han visto amenazados, y nadie está a salvo.
  • Innovación: Quizá sea el más importante de todos, el contexto digital es innegociable en bienes y servicios y si tu no lo ofreces, alguien lo hará. 

BBS-Barcelona-Diagonal-Digitalizacion-Empresarial

Transformación u obligación

Pese a que un 53 % de las empresas en España considera que está al corriente  en este aspecto. Sin embargo, lo cierto es que el concepto de digitalización empresarial es, además del gran objetivo para muchos negocios un concepto demasiado flexible en algunos casos. En palabras de Néstor Guerra, considerado una eminencia en emprendimiento: “Hay negocios que consideran haber cumplido con la digitalización empresarial por incorporar un software, haberse adscrito a un CRM e incluso por haber abierto perfiles en Instagram o Linkedin”. 

No se trata de una corriente aislada, se engloba dentro de un proceso que abarca desde la administración pública hasta la familia. Tod@s somos consumidores, y conscientes de lo que exigimos a la empresa más allá de un producto económico y competitivo. Si aún no te has embarcado en el proceso, el verano es una buena época para ello ¿Cuál es tu excusa?

 

¡Comparte este artículo!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies