Seguro que ya sabes que buena parte de la comunicación es no verbal. Pero es aún más, la comunicación no acaba en las personas. Se extiende a su entorno y todo aquello de lo que elegimos rodearnos ayuda a los demás a formarse una impresión. ¿Has entrado alguna vez en un supermercado completamente desorganizado? Probablemente no, pero seguramente si lo hicieras, no repetirias. Si vieras la cocina de muchos restaurantes jamás volverías a comer allí. El entorno habla mucho de una empresa y aquí estamos nosotros para traducirte lo que dice.

 

Si te dedicas a la venta de productos tangibles, hay poco que te podamos enseñar sobre escaparatismo. Si no es el caso, como la mayoría de los visitantes de este blog, para atención. La manera como se presenta tu oficina o entorno de trabajo habla volúmenes.

Tradición y modernidad

Una oficina tradicional, con sus escritorios enormes de madera y mucho papel encima, hace pensar a los visitantes/clientes que se trata de una empresa clásica, respetable y de confianza. Pero las empresas tradicionales no son precisamente conocidas por sus proezas digitales o diligencia a la hora de entregar trabajos y desde luego no inspiran flexibilidad. Todo asociado a un coste elevado, resultando del caché de una empresa seria.

Una oficina moderna, con mobiliario blanco o metálico, muchos ordenadores y muy poco papel, transmite habilidad tecnológica y flexibilidad. En función del número de empleados (presentes o no), transmitirá también confianza. No es que las empresas pequeñas no sean de confiar, pero tenemos la reliquia de pensamiento que a más trabajadores, más seria la empresa. Por otro lado, un entorno tan moderno puede contrastar con valores más tradicionales. Las empresas altamente digitalizadas pueden tener fallos técnicos o brechas de seguridad, lo que puede preocupar al cliente.

Organización

Te podrá parecer extraño, pero el grado de organización sobre los escritorios dice mucho también. Una oficina despejada, sin papeleo amontonado ni regalos de clientes apilados en una esquina, habla de la eficacia de la empresa, tanto en asuntos internos como externos. Por contra, un entorno aglutinado de papeles, propuestas y proyectos, es típico de una empresa creativa, que se dedica más a ser genial que a la organización.

El tamaño importa

Cuando se trata de un entorno de trabajo, el tamaño importa mucho. Más concretamente, importa que el espacio sea adecuado al número de personas que lo van a utilizar. Un gran espacio abierto siempre ayuda a relajarse, pero si hay que llamar al compañero de al lado porque está demasiado lejos, quizás el espacio sea demasiado abierto. Para oficinas a medida estamos nosotros. Para todo lo demás, tendrás que utilizar tu criterio y determinar qué imagen quieres que dé tu entorno de trabajo.

Decoración

La distribución del espacio y las mesas, el uso del color y los elementos decorativos… Todos los detalles que se puedan percibir a primera vista transmitirán la visión de empresa. Que el personal esté a gusto trabajando se nota a primera vista. O mejor dicho, se percibe. Como cuando llegas a una cena familiar y ya sabes si está yendo bien o no. La clave es tener un entorno atractivo, agradable y que invite a quedarse. Vaya, que se parezca lo menos posible a un despacho con cubículos de las películas americanas.

 

No olvides que si necesitas un espacio a medida para establecer tu oficina y crear tu propio entorno, ¡BBS tiene la solución! Contáctanos.
¡Comparte este artículo!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies