¿Recuerdas hace un tiempo cuando tus clientes estaban contentos que les dieras el producto de calidad que venían a comprar? Sólo les dabas lo que necesitaban y estaban contentos. Qué tiempos aquellos… Hoy en día, con la influencia de las redes sociales y la famosa generación millennial las cosas han cambiado, y mucho. Los clientes están mucho más informados, pero también se han vuelto más exigentes. Exigen un trato excelente, un ambiente agradable y fotos dignas de Instagram. Si no te actualizas, con darles lo que necesitan ya no basta.

“Bueno” ya no sirve

No sabemos a quién se le ocurrió que las ópticas empezaran a hacer revisiones oculares gratuitas, pero ya no quedan clientes dispuestos a pagar por este servicio extra. Al salir a comer, la mayoría no esperan solo una buena comida, sino también un camarero majísimo y un plato precioso para alardear en las redes. En una época en la que el 52% de los consumidores están influidos por los comentarios en redes sociales, es necesario darles más de lo que necesitan para hacer una buena impresión. Si ofreces solo el servicio mínimo o el producto requerido, pasas desapercibido.

Excelencia en el trato con el cliente

Hay innumerables artículos sobre cómo retener a tus clientes o cómo dar una excelente experiencia de cliente. Todos hablan de ofrecer un trato inmejorable, hacerles sentir importantes, enviarles descuentos hechos a medida… Técnicas hay muchísimas, pero lo importante es que entiendas el por qué deberías aplicarlas. Cuando un cliente tiene una muy buena experiencia con tu empresa, lo va a querer contar a todo el mundo. Te va a recomendar a amigos y, por supuesto, en las redes. Lo que eso hace es que la próxima vez que alguien esté mirando de acudir a tu empresa y vaya a buscar opiniones, se convenza por esos cometarios. Pero, ¡ojo! Las malas experiencias también van a las redes y con más facilidad todavía. Si recibes alguna, no la ignores. Investiga el problema y utiliza la mala reseña para mejorar. Pero también asegúrate de gestionarla correctamente.

Lo complementario es casi obligatorio

Como decíamos antes, ofrecer un producto o servicio de calidad al cliente que lo necesita ya no es suficiente. A menudo la gente espera más. Para poner un ejemplo, nosotros nos dedicamos al alquiler de oficinas y salas de reunión y facilitamos el desempeño de los negocios. Pero eso no significa que nuestro trabajo acaba allí. Nuestros clientes necesitan más. Por eso ofrecemos un amplio abanico de servicios y una ventaja clave: apostamos por la discreción. Podríamos ofrecer café y té gratuito, pero hemos notado que nuestros clientes aprecian más la posibilidad de hacer negocios en el centro de Barcelona sin la necesidad de que se entere todo el país quién trata con quién. Ya sea porque tienen clientes famosos o negocios sensibles, nuestros clientes prefieren la discreción al café gratis. Y eso lo sabemos porque los conocemos muy bien.

Aplica nuestro ejemplo a tu empresa. Seguro que hay extras que puedes ofrecer que tus clientes apreciarían. Esos extras los incentivarán a volver y a establecer un vínculo de confianza con tu empresa.

 

¿Qué puedes ofrecer a tus clientes demás, que la competencia no ofrezca?

¡Responde a esta pregunta y tendrás el éxito prácticamente garantizado!

¡Comparte este artículo!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies