Viajar en avión era cosa de ricos hasta no hace mucho. Cambiar de televisor cada 2 años también. Nuestros abuelos crecieron sin televisión y con la idea que volar era sólo para los ricos muy ricos. ¿Qué ha cambiado? El modelo de negocio. Con la aparición del modelo low cost muchas de las cosas con las que tus padres soñaban están ahora al alcance de cualquiera.

 

La historia se repite

Cuando apareció el modelo de producción en cadena popularizado por Ford automáticamente hizo bajar el precio de los automóviles. Pero a principios de los años 70 en Estados Unidos volvió a producirse un cambio radical en la indústria: apareció la primera empresa low cost – Southwest Airlines. La idea principal de Ford era reducir el coste y el tiempo de fabricación para rebajar el precio final del producto. Como era de esperar, al bajar el precio aumentó el número de compradores (el mercado). El modelo low cost se basa en una idea similar pero diferente: rebajar el precio del producto para ampliar el mercado. Pero esta rebaja no viene (solamente) de una optimización del proceso. A menudo las empresas low cost pierden dinero con las ventas de su principal producto o servicio. Su modelo se basa en ganar beneficios masivos con los productos complementarios.

Caso MediaMarkt

Media Markt vende electrónicos a menudo por debajo del precio de mercado. A veces, incluso por debajo del precio de compra. Ryanair vende billetes de avión que cuestan menos que las tasas de aeropuerto. ¿Entonces cómo ganan dinero? La clave está en qué más venden. En el caso de Media Markt, los beneficios vienen mayormente de la venta de seguros (¿cuántos de ellos crees que acaban pagando?). También tienen muy buen margen comercial en los productos pequeños. Básicamente prefieren ganar 1€ de beneficio por cada cable HDMI que 200€ por una televisión. Y si te parece poco, piensa en cuánta gente se puede permitir una televisión y cuánta gente compra cables.

 

Caso Ryanair

El Santo Grial de Ryanair son las ventas de a bordo. Según informes de la misma compañía, casi un 30% de sus beneficios provienen de ventas a bordo y tasas adicionales. También ayuda el hecho de que la mayoría de los productos que venden sean catalogados como promocionales (lo reciben gratis, como forma de promoción para la empresa que lo comercializa). Visto así, es fácil entender los 1.5 billones € de beneficio que declara cada año.

 

El modelo low cost

La forma más sencilla de resumir este modelo sería la siguiente: se trata de rebajar el precio de un producto o servicio para ampliar el mercado de consumidores potenciales con el fin de vender productos o servicios complementarios a los mismos. Dicho de otra manera, las empresas low cost son empresas cuyos beneficios derivan no de su actividad comercial principal, sino de sus servicios complementarios. También reducen al máximo los costes de producción y ofrecen generalmente “servicio básico”, cobrando todo lo demás.

 

¿Qué opinas del modelo low cost? ¿Te atreverías a aventurarte o sueñas con que se acabe?
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies