Dime si esta situación resulta familiar:

Queda una vacante en la empresa y empiezan a valorar los requisitos que deben cumplir l@s candidat@s “idiomas, manejo de la informática, de herramientas relacionadas con el puesto, experiencia de 0 años en el puesto…” ¿No te suena la contratación sin experiencia? Seguramente sea porque ese tipo de “perfil unicornio” no existe.

La mayoría de las veces, damos por hecho que una persona con experiencia, con mucha experiencia de hecho, nos sacará las castañas del fuego en situaciones peliagudas. Esto no es falso, pero también es cierto que los años de experiencia a menudo se traducen en falta de flexibilidad para adaptarse a nuestra forma de trabajar y suelen tener su manera de hacer las cosas. Una persona que se enfrenta a su primer trabajo, además de algo de inseguridad, aporta proactividad, y un punto de vista fresco y diferente que puede ser muy provechoso.

Contratar jovenes, primer trabajo

Ventajas de contar con un/a novat@

La ventaja principal de contratar personal sin experiencia es que acostumbran a estar muy motivados. Con ganas de comerse el mundo y demostrar a sus jefes, y a sí mism@s, que están preparad@s para dar el do de pecho y aprender lo que les sea posible. ¿Qué más aportan a una empresa?

  • Su falta de experiencia les presenta como candidatos a ser formados y moldeados según las necesidades de la empresa.
  • Aprenden rápido, y con esfuerzo y paciencia, se convertirán en trabajadores de gran valor.
  • Aportan un toque novedoso. Están familiarizados con las nuevas tecnologías y se mueven en un entorno que les permite aportar nuevas ideas en general, y metodologías de trabajo en particular.
  • Las bonificaciones e incentivos fiscales que las administraciones ofrecen hacen que la contratación de gente joven aporte un interesante desahogo económico a la empresa.

Panorama actual

No obstante, a día de hoy aún son pocas las empresas que apuestan por ampliar su plantilla con millennials. A día de hoy la tasa de paro juvenil se sitúa en un 35 %. Contar con una plantilla joven puede pasar fácilmente de ser una debilidad a una fortaleza; de una amenaza a una oportunidad. Es tiempo de marcar la diferencia y captar talento, los paradigmas cambian día a día y es importante saber que lo que hoy vale, puede estar obsoleto mañana.

¡Comparte este artículo!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies