Muchos de los empresarios y trabajadores de hoy se pasan el día delante de una pantalla. Ya sea para contestar correos, planificar trabajo, realizar proyectos… prácticamente toda su vida laboral se desarrolla en digital. Si también es tu caso y quieres seguir con este trabajo, presta atención a continuación y aprende a no perder tu salud en el proceso.

 

1. Espalda recta, rodillas a 90 grados y todo a tu alcance

Todo el mundo sabe que se debe mantener la espalda recta para evitar dolores, pero con el paso de las horas (sobretodo si son muchas) se busca la comodidad sacrificando la ergonomía. Por eso la postura en el trabajo puede ser la correcta al principio del día, pero casi nunca lo es al final. Es importante que la corrijas cada vez que te des cuenta. El truco es tener siempre la espalda pegada al respaldo de la silla. Y si la altura de la silla permite que tus rodillas estén a 90 grados, con los pies firmemente en el suelo, ya estás bien protegido de lumbalgias. Por último, para evitar estirarte de maneras no recomendables, asegúrate que todo lo que necesites constantemente esté al alcance de tus manos.

2. Un poquito de ejercicio

El gran problema de estar sentado 8 horas al día es que tu cuerpo no está hecho para eso. Aunque mantengas una correcta postura en el trabajo, tu espalda se puede ver afectada. El humano debería estar en contínuo movimiento y por eso tantísimos problemas de salud derivan del sedentarismo. Hay muchos ejercicios básicos y estiramientos que puedes hacer en la oficina, en cuestión de pocos minutos, para mantener tu cuerpo activo. Aquí encontrarás unas buenas recomendaciones de los profesionales de Wefitter que también son de Barcelona y pasan buenas horas ante la pantalla.

3. Descansa

Hemos hablado antes de descansar, pero aquí nos referimos sobretodo a las pequeñas pausas que puedes tomar durante la jornada laboral. Tomar pausas cortas en el trabajo despeja, en primer lugar, la cabeza. Pero si las tomas de pie, en movimiento, también despeja las tensiones que se forman en tu espalda. Intenta dar una vuelta paseando, o tomar tu café de pie. Tu espalda te lo agradecerá.

 

4. Encuentra el mobiliario correcto

Nada de lo anterior importa mucho si trabajas sentado en una silla de cocina con una mesa muy alta que te sube los codos casi a la altura de los hombros. Si el mobiliario no está a tu altura correcta, tu espalda y cuello van a sufrir las consecuencias. Tu postura en el trabajo será inevitablemente mala. Si eres trabajador, habla con tus jefes. Un buen empresario entiende que hay que cuidar a los trabajadores para no perderlos. Si eres empresario, asegúrate que tus trabajadores rinden todo lo que pueden y que están bien cómodos. Por último, si eres emprendedor y trabajas desde casa con el mobiliario en tu contra, ven a vernos. Te haremos el despacho a medida. Prometido.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies