Se acerca el temido mes de diciembre… Casi todo el mundo piensa en celebraciones familiares, turrones y fiestas. Pero ¿y el trabajo? En diciembre baja considerablemente la productividad porque todo el mundo está soñando despierto con turrones y cenas navideñas. Aquí en BBS sabemos que ese es el caso y queremos ayudarte con algunos consejos que hemos recopilado y algunos que aplicamos nosotros también.

1. ¡Regalos! O premios de productividad

Un buen incentivo aumentará siempre la productividad de tus trabajadores, pero aprovechando que es temporada de regalos, seguro que se te ocurren incentivos más especiales. Y si no, aquí te dejamos algunas sugerencias. Establece objetivos semanales de productividad y reparte “regalos” entre quienes los consigan. No nos referimos a regalos típicos (léase calcetines y bufandas), sino a pequeños beneficios que tus empleados agradecerán, como:

  • El poder empezar su jornada 1h más tarde o acabarla 1h antes.
  • Tener un día para trabajar desde casa (siempre y cuando eso sea posible).
  • Medio día extra de vacaciones pagadas.
  • Una comida gratis a expensas de la empresa.
  • Una caja de “regalo sorpresa” (usa tu imaginación o ves a lo seguro).
  • Un servicio de limpieza profesional para después de las fiestas.

Seguro que se te ocurren más ideas ingeniosas que les puedan hacer ilusión a tus trabajadores y sean un buen incentivo.

2. Una mirada hacia atrás y una hacia delante

Aprovecha que se está acabando el año para celebrar lo que tus trabajadores han conseguido y para darles una “vista previa” de lo que está por llegar en 2019. Los trabajadores que ven su trabajo reconocido y apreciado por los jefes se sienten más como “parte de la empresa” y menos como meros trabajadores. De esta manera, harán suyos los objetivos de la empresa y se esforzarán más, porque sabrán que serán apreciados por ello. Por otro lado, el hecho de saber antes que nadie qué se está cociendo para el futuro de la empresa, les hará sentirse parte de ese proceso. Irán a trabajar con más ilusión sabiendo que la empresa va hacia delante y que son parte de su evolución.

3. Reuniones individuales

En muchas empresas es ya una práctica común realizar una evaluación anual de los trabajadores. Lo que no es común (y quizás debería serlo) es que cada trabajador realice una evaluación de la empresa. Es una buena manera de conseguir feedback interno y también de hacer que los trabajadores se sientan valorados. Pregúntales su opinión sobre ese nuevo proyecto, aunque no estén cualificados para opinar. Escucha sus sugerencias de mejora en cualquier aspecto – ¡a lo mejor son realmente buenas ideas! Y, sobre todo, agradece el trabajo que están haciendo y muéstrales de qué manera han contribuido al desarrollo de la empresa.

4. Plan de optimización

Está claro que nadie tiene ganas de trabajar en estas fechas, por eso tomar las riendas de la situación es una buena opción. Una reunión con todos los empleados para establecer un plan de optimización de la productividad es justo lo que muchas empresas necesitan. Ignorar el nivel de distracción de tus empleados no les ayudará a superarlo. Pero si lo hablas directamente con ellos sí puede que se concentren más. Especialmente si también has seguido los otros 3 consejos, claro. Admite que eres consciente de lo que cuesta trabajar durante las festividades y ofréceles tu ayuda para hacerlo mejor. No se trata de trabajar más, se trata de trabajar mejor.

¿Listo para mantener la productividad en Navidades?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies