Mucha gente rechaza la existencia del síndrome postvacacional “claro que estas a disgusto en la oficina… mejor en la playa por descontado”. Es necesario hacer un inciso previo, con síndrome postvacacional no hablamos de echar una lagrimita cuando te acuerdas del chiringuito y el unicornio hinchable, hablamos de malestar físico: apatía, pérdida de apetito, irritabilidad, insomnio, déficit de atención… ataca por igual a niñ@s y a adult@s.   

Regresar a la rutina después de un placentero descanso es duro para tod@s, pero para un porcentaje es aún más duro, se estima que el síndrome postvacacional afecta a 3 de cada 10 españoles. El resto lo sobrellevaba mejor, aunque sufrir algunos efectos como fatiga o estrés es el peaje habitual que toca pagar en septiembre.  

BBS-Barcelona-Diagonal-Coworking-Centro-Negocios-Síndrome-Postvacacional

El síndrome postvacacional se puede mitigar 

Es un proceso inevitable, si prefieres la oficina a la playa estás exento, pero dudamos de que esa gente exista. Así que os dejamos algunas recomendaciones para ayudaros a pasar el mal trago de la reincorporación:  

  • Intenta dormir al menos 8 horasComo hemos comentado al comienzo del post, la alteración del sueño es uno de los principales síntomas del Síndrome postvacacional. Es habitual que durante las vacaciones alteremos los horarios de descanso, así que, para evitar males mayores, retoma antiguos hábitos, el cansancio físico solo empeorará el malestar. 
  • Programa tu vuelta con tiempo: ¿Llegar de vacaciones y trabajar al día siguiente? ¡Error! Regálate un par de días en casa para volver a la rutina y que el cambio de piscina por oficina no sea tan duro. En esta línea, siempre que puedas, intenta incorporarte en miércoles o jueves… de esta manera no tendrás que afrontar una semana completa de aclimatamiento.  
  • Respeta el horario laboral: Evita un sobre inmersión en la oficina. No busques sacarte todo el trabajo de golpe trabajando más de las 8 horas, ni serás productivo ni mejorará tu estado de ánimo (más bien al contrario).  
  • Cuídate: Durante los primeros días vigila tu alimentación y evita cafeína y alcohol que pueden afectar al sistema nervioso central. 
  • Hay vida más allá de las vacaciones: Los días siguen siendo largos aprovecha tu tiempo libre para realizar actividades lúdicas. El deporte es especialmente beneficioso ya que libera endorfinas, pero un rato de ocio con familia o amig@s es igualmente beneficioso. 

Como último recurso… paciencia 

Si lo anterior no te sirve, piensa que este síndrome no dura más de un par de semanas, lo que tu cerebro tarda en adaptarse a la rutina, así que no te estreses. Si tampoco te consuela, solo te queda esperar, 2019 es un año con puentes, y si te saben a poco, en apenas 16 semanas serán las vacaciones de Navidad. Para evitar el desánimo, tomate la vuelta de vacaciones para iniciar proyectos, en BBS Diagonal te podemos ayudar.  

 

 

¡Comparte este artículo!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies