Como dice una de las películas más graciosas e ingeniosas de los últimos años, “El traje es la armadura del caballero moderno” (Kingsman). Eso no significa que deberías vestirte de traje siempre si sueñas con ser un caballero. Lo que quiere decir es que deberías vestirte como la persona que aspiras a ser, aunque no sea quien eres. Otro famoso dicho es “vístete para el trabajo que quieres y no el que tienes”.

Vestir para la ocasión está pasado de moda (¿o no?)

No hace tanto teníamos muy claro cómo vestir: traje hecho a medida para un trabajo de liderazgo, un traje más relajado para trabajo de oficina (o pantalones formales con camisa y americana), tejanos para salir a dar una vuelta y pantalones cortos para el tiempo libre. Pero todo esto está cambiando (y lleva tiempo cambiando), con líderes y grandes CEOs apareciendo siempre con tejanos y camiseta negra o incluso más informal. Sin embargo, a pesar de este proceso de cambio, la mentalidad colectiva sigue condicionada por la apariencia de cada uno. De esta manera, una persona que lleva traje y corbata parecerá más rica en los ojos de completos desconocidos que la misma persona en tejanos y camiseta.

Tu ropa tiene su propia voz

Por raro que esto suene, tu ropa dice mucho de ti. Cualquier asesor de imagen tiene clientes que han conseguido dar un giro a sus vidas cambiando su manera de vestir. ¿Por qué pasa eso? Porque gracias a la cultura pop y las películas de Hollywood la sociedad actual está condicionada a etiquetar las personas por su apariencia. Y si te paras a pensarlo, de alguna manera u otra, la ropa refleja un poco la personalidad. Una persona que se considera poderosa en el trabajo no iría a trabajar con kakis y una camiseta gris. Llevaría un traje o un conjunto hecho a medida en todo caso. Por el otro lado, una persona que quiere pasar desapercibida o piensa que no tiene nada de especial, vestirá colores más apagados (marrón, beige, gris) y ropa más cómoda.

Intenta fijarte en qué llevan las personas que admiras en tu trabajo. Quizás no lleven traje, pero seguro que su autoconfianza se refleja en la manera de vestir de alguna forma. Seguro que su ropa transmite su personalidad.

Cómo vestir mejor

No hay una fórmula universal que te enseñe a vestir bien. Tampoco la expresión significa lo mismo para todo el mundo. Lo que es universal es llevar ropa de tu talla – nada de camisetas “oversize”, por muy cómodas que sean. Todo lo demás dependerá de tu cuerpo, tu personalidad y tu estilo. Lo mejor que te podemos recomendar es que consultes un asesor de imagen o hagas un poco de investigación. Encuentra una persona a la que admiras y fíjate cómo viste: qué estilo de ropa, qué colores, qué accesorios lleva. La idea no es que copies su estilo sino que lo adaptes y lo hagas tuyo a partir del “modelo”. Puede que la primera vez que lo intentes llevar te sientas incómodo, pero a medida que hagas tuyo el estilo también te empezarás a sentir más cómodo. Como dice el famoso y mediático dicho, “fingelo hasta que lo consigas”.

 

¿Estás de acuerdo que la ropa hace al hombre? O ¿te parece un concepto anticuado?
¡Cuéntanos tu opinión en los comentarios!
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies